Niños y Meditación. Sylvia Vivanco, , ,

¿Niños y meditación? Sí, es posible

septiembre 11, 2014  |  Educación, Salud

¿Meditación? ¿Mindfulness? Los expertos afirman que los niños que meditan se conocen mejor, son más tranquilos y seguros de sí mismos, una actitud ante la vida que también se puede aprender.

La práctica de la ‘atención plena’ o ‘mindfulness’, explican los expertos, ayuda a moldear el carácter de los niños, les ayuda a relajarse, a conocerse mejor, a calmarse, a ser conscientes del momento presente para alcanzar un mayor bienestar y felicidad. ¡Y estamos hablando de niños! A todos aquellos que aún no hemos practicado mindfulness, de primeras, nos sorprende.

Investigando sobre este tema, encontramos la opinión de Daniel Siegel, experto del Center for Culture, Brain and Development de UCLA y co-director del Mindful Awareness Research Center. Para Siegel, ser capaces de reflexionar sobre nuestro propio mundo interior es un elemento básico que fomenta “el bienestar y la vida” y la práctica del mindfulness sería una inversión educativa “inteligente y duradera” para combatir el estrés y potenciar el bienestar fisiológico, mental y emocional.

En esta misma línea, un estudio dirigido por el Dr. Madhav Goyal, investigador de Johns Hopkins University School of Medicine, concluye que podemos reducir la ansiedad y la depresión a través de la meditación. Y señala que 8 semanas de entrenamiento de meditación son tan efectivas como los medicamentos utilizados para tratar depresión, ansiedad y dolor. Y en Harvard, científicos que trabajan con mapas neuronales han demostrado el impacto positivo de la meditación en pacientes con estrés, una patología que está en el origen de entre el 50% y el 60% de las jornadas de trabajo perdidas en Europa según datos de la UE (Junio 2014). Para reducir estas tasas, Bruselas ha puesto en marcha la campaña ‘Los lugares de trabajo saludables controlan el estrés’ con el objetivo de identificar y controlar el estrés en el entorno laboral y los riesgos psicológicos, físicos y sociales aparejados. Si potenciamos la práctica de mindfulness desde la infancia, ¿cambiarán estos datos en unas décadas? El desafío es importante.

Los colegios también han empezado a experimentar los beneficios de la práctica de mindfulness en los niños. OFSTED, la Oficina para Estándares en Educación de Reino Unido (Office for Standards in Education, Children’s Services and Skills), una organización independiente que reporta al Parlamento británico, defiende el enfoque del colegio en las personas, el uso de la meditación y la búsqueda de equilibrio para formar jóvenes tranquilos, seguros de sí mismos, que disfruten aprendiendo. Y también en Reino Unido, el Parlamento británico ha puesto en marcha un grupo de trabajo (Junio 2014) en el que participan todos los partidos para explorar las aplicaciones de mindfulness en la sanidad, la educación y la justicia.

En España, la Asociación Española de Mindfulness – Aemind, puso en marcha en 2013 el proyecto ‘Escuelas Conscientes’, un programa pionero en España que ayuda a los niños a afrontar el estrés y regular las emociones, mejorar la capacidad de atención y desarrollar la sintonía intrapersonal e interpersonal. Los colegios que trabajan mindfulness en las aulas coinciden en que los niños mejoran su capacidad de autocontrol, la empatía y el respeto por sus compañeros, y mejora el ánimo de los profesores. Los objetivos son ambiciosos y es posible que estos proyectos sean los primeros pasos dentro de la normalización de la meditación en la etapa escolar.